sábado, 20 de junio de 2009

FOTOS DEL CORAZON

En estos días que pasaron estuve medio bajoneado y pensativo. Como me suele ocurrir a veces, cuando las cosas están mal de repente aparece una pequeña luz de optimismo, aún en los peores momentos.
Estoy caminando siendo las tres de la tarde para despejar pensamientos negativos. De repente me detiene un tipo robusto y alto. Es extranjero, probablemente alemán, con la relajación propia de un bohemio y desplegando en el ambiente el olor de mil porros. Viste con bermudas anchas y luce la camiseta argentina de Messi. Casi con con timidez me pregunta:
-¿Usted me puede decir donde es la calle Lamadrid al ochocientos?. me dijeron que era aquí cerca.- Puedo advertir que su castellano era bueno.
-No maestro, es como diez cuadras en aquella dirección.- Le respondo, es obvio que lo mandaron al carajo.
- OK gracias.- Da media vuelta y se va.
Después se acerca a un vendedor de aloja de maíz con su carrito de lata. El alemán me pide que les saque una foto con su ultramoderna cámara digital. Luego la tomo y mientras saco esa foto, estoy viendo al alemán con la camiseta argentina abrazado del hombre de rasgos aborígenes tucumano y el carrito de lata oxidada como accesorio. Sus rostros contagian la inocencia propia de los niños y el paisaje es la calle Junin y su realidad de mega feria de venta de chucherías. Esta cámara costosa está generando un testimonio sobre una parte de la realidad del ser humano que muchos quieren ocultar. Están allí, emitiendo una gran sonrisa. Se alejan de las miserias del mundo. Con esta imagen me doy cuenta de que nada está perdido. Si bien el aspecto y el vestuario del tucumano es precario, al europeo no le importa. Se están abrazando dos estaturas. Dos edades. Dos Colores de piel. Dos niveles sociales. Dos lenguas. Dos continentes. Dos culturas. Dos sueños.
Es cierto que una parte de la realidad del mundo empeora día a día. No menos cierto es que hay alguna realidad que nos alienta en creer de que todo puede mejorar. Ahora estoy guardando esta foto en la memoria de la maquina digital, pero principalmente en un lugar donde jamás se perderá. En la memoria del corazón de los presentes.

16 comentarios:

  1. Son lindos esos momentos kodaks.Que bueno que te levantó el ánimo.Besos.

    ResponderEliminar
  2. borraste mi comentario... mala la actitud, eh?

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post. Excelente observacion

    ResponderEliminar
  4. jajaja ivy dejalo de nuevo. lo que pasa es que el post me salió con la fecha errada y gracias a tu observacion pude corregir eso, no me percatado de la falla. muchas gracias ivy sofy m y carla

    ResponderEliminar
  5. simplemente genial.
    no tengo nada mas que agrgar jaja aunque don caralao cuanta unas cosas jajajaja.
    buen post
    cuidate saludos!! de lima

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno es ver que aún hay algo positivo que se puede rescatar de los seres humanos, más allá de la costosa cámara digital o el carrito oxidado.
    Excelente post!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Grande Carlao Araña, me gusto lo que escribiste, que bueno que puedas haber encontrado algo que te de esperanzas, uno no siempre las encuentra, pero sí, hay que intentar luchar por un futuro optimista en lo personal aunque nos cueste mucho.
    Saludos hermano.

    ResponderEliminar
  8. COMO SIEMPRE LOS TUCUMANOS Y LOS ARGENTINOS EN GENERAL ESPERAMOS QUE VENGA UNO DE AFUERA PARA QUE NOS DEMOS CUENTA DE LO MUCHO QUE TENEMOS AQUI, EN NUESTRA TIERRA.
    DEBERIAMOS DEJAR DE MIRAR EL MUNDO Y MIRAR MAS HACIA ADENTRO AL INTERIOR.
    BESO

    ResponderEliminar
  9. En esos días que uno esta para atrás... hace bien sacar fotos, si...!!!
    Fotos del corazón, como vos decís...

    ResponderEliminar
  10. Lo bueno es que todavía nos queda una cuota de esperanza, esperemos que no la embarguen.

    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Palabras claras, amigo, quedó la foto en texto. También lamenta que la pobreza sudamericana sea un paisaje o una atracción. Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  12. Excelente entrada, nunca hay que perder la esperanza.
    Te sigo leyendo y gracias por tu visita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Y... las cosas no estan muy bien en estos dias... pero la Esperanza, JAMAS se tiene que perder. Arriba el animo y siempre para adelante! un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. umm ya te dije lo que opinaba via chat.. pero bue.. te reconfirmo que creo que escena es muestra mas de lo diametralmente diferentes que son las realidades ...

    pd: ya no te voy a cachetear mas con mjes.. nunca tenes credito.. oveja 2 te voy a decir..
    =P

    ResponderEliminar
  15. ese es la verdadera realidad, esa tendria q ser nuestra realidad, de que por mas de q sea de otro lado, q tengas la plata q sea, sos lo que sos por tus valores y en esos valores no tendria q existir fronteras, ni prejuicios.
    besooo

    ResponderEliminar
  16. JAJA! y para cuando el cuento del Maikel de la Muñecas y Mendoza? , muy bueno lo tuyo Jambao. No te mostré la foto que nos sacamos en la mesa de los galanes?, hubiera estado bueno que hayas estado...

    ResponderEliminar