jueves, 21 de mayo de 2009

LA LOCA DE LA AVENIDA

Hoy después de algunos días me tocó ver de nuevo a la loca de la avenida en el templo de adoración. Estaba sentada junto a las escalinatas apoyando su jorobada espalda contra la pared. Esta vez ni me dirigió la mirada como es de costumbre. Solo miraba la cruz del templo y oraba en un grado de concentración superlativo.
El año pasado conocí a esta mujer en un drugstore, en una tarde con amigos. En aquel momento se nos acercó y nos pidió un peso. Ninguno de los presentes se aventuró a sacar la moneda, probablemente por pereza. La loca lucia harapienta y con sus cincuenta años de edad emanaba olor a vino picado. De solo estar comenzó a sustraer de su bolsa hedionda numerosos objetos sorpresivos, entre ellos cuadernos de su niñez, hojas escritas a mano y revistas viejas. Lo asqueroso fue la pata de pollo que nos enseñó. Ello provocó una simultanea sensación de nauseas en nosotros y nos fuimos del lugar.
Este año, la vi en algunas oportunidades.
Días atrás me la encontré de pechito en la parada del bondi próxima al templo de adoración. Rehusé a mirarla fijo a los ojos y se desvió al verme a cara de perro. Pero encontró una nueva presa. Una niña escolar. A quien luego de manguearle la moneda de un peso empezó a gritarle como si estuviera poseída por el demonio.
- ¡Me arruinaron la vida! ¡¿Tengo que ser infeliz?! ¡Respóndeme ya! ¡Respóndeme!.-
La niña no sabía en que dirección huir. Estaba desorbitada como si hubiera visto al cuco. Y realmente eso parecía. Pero afortunadamente a los pocos segundos la salvó la aparición bendita del ómnibus de la línea ciento dos.
Por otra parte hace un tiempito me surgió el interés de conocer historias similares de gente amiga.
Y resultó que muchos la conocían.
Algunos me comentaron que la loca les cantaba temas de Luis miguel. Otros, padecían historias nefastas. Y con los demás transeuntes, simplemente se limitaba a pedirles dinero.
Lo más curioso es que el itinerario de la loca se limita a tres cuadras de la avenida haciendo base en el templo.
Muchas veces genera temor en la gente porque nadie sabe como puede reaccionar.
Algunos están convencidos de que debe estar internada. Otros piensan que es un actor más de la zona así como es el panadero o el carnicero y por lo tanto debe desplegarse con absoluta libertad.
Particularmente puedo recordar con una risa este personaje inofensivo que me generó temor en algún momento pero a quien hoy con placer dedico estas líneas.
En algun modo todos tenemos nuestra cuota de locura y tenemos algun loco cerca.

14 comentarios:

  1. No tengo dudas que es asi.
    He conocido a varios a lo largo de mi vida y puedo decirte que muchos me sorprendieron, porque son locos pero no tarados.

    me gusto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No entendí al final si te cae bien o mal la loca.ja!

    ResponderEliminar
  3. hola je. la verdad no me cae ni bien ni mal. por ahi me da miedo de que reaccione mal en alguno de sus arrebatos. En este caso cuento las cosas como las veo sin enrolarme en alguna postura subjetiva.
    En las proximas semanas voy a contar un par de historias de locos geniales jaja
    gracias saludos

    ResponderEliminar
  4. No te ofendas... pero no me gusto mucho tu post, lo senti un poco cruel con esta señora.
    Es obvio que necesita ayuda, pero me parece que hablas de una forma muy despectiva...
    Pero es mi simple opinion... no lo tomes a mal.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. te agradezco el comentario porque sos sincera. Ayer una vecina leyó esto que escribí y parece q le cayó pesado y me lo dijo por correo. Ella es miembro de los jovenes de accion catolica. Me dijo q iban a tratar de hacer algo por ella.
    ESta mujer está hace 5 o 6 años en la calle y nadie le daba pelota.
    Si esto q escribí, por mas q esté redactado cruelmente, sirvió para q a alguien se le despierte la conciencia, realmente valió la pena.
    Obviamente el motor q me mueve a escribir es la mera expresión y nola función social.
    gracias saludos

    ResponderEliminar
  7. ¿Quién está confuso?. Creo, mi estimado amigo, que lo que nosotros llamamos Locura es realmente la Iluminación más noble a la cual uno puede aspirar. Hay 4 grandes leyes a las cuales todo ser que nace en la tiera está condicionado.
    1-Ley de supervivencia, 2-Necesidad, 3-Servicio, y 4-Providencia. Los "locos" viven de esta última Ley, y curiosamente el que llega a vivir con esa ley únciamente es la persona que más elevada está, porque no tiene necesidades para ser felíz. La locura más grande que uno puede cultivar es la de fluir constanemente y no ser atrapado por las leyes del sistema. Ellos lo lograron, aprendamos de ellos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Todos estamos piantados en esta vida, nuestro nivel de locura dependera de cuanto querramos mostrar.. a esta señora no tiene nada mas que sus delirios..

    ResponderEliminar
  9. Coincido en que todos estamos "piantaos" en esta vida!

    ResponderEliminar
  10. el problema es cdo esos q creen saber sobre qien está loco y quien no, tienen la fuerza para decidir arbitrariamente sobre la suerte de los supuestos locos y se mandan cagadas. EStos tipos "racionalistas" pueden matar a una persona por un error de interpretacion. Por ahi los problemas q aquejan a una persona q padece un problema mental tienen facil solucion y sin embargo a veces los internan y los dopan drte toda su vida quitandoles la misma

    ResponderEliminar
  11. Quien este libre de locura...q tire la 1º piedra!!!
    Obviamente no todos la tenemos en el mismo grado, pero la tenemos...y eso por el simple hecho de q hay cosas q la "RAZON" no entiende...

    Beso grande. Misery!!!

    ResponderEliminar
  12. jajajaja, buenisimo! aca hay una mina que le habla a un marido invisible y para en la puerta de la iglesia.
    Despues esta geniol (un viejo loco que se parece al viejo de lapublicidad de geniol) que se la pasa juntando carton en la estacion.

    ResponderEliminar
  13. si me acuerdo de la loca carlao !!!!!!!! que nos ataco en el sauce cuando estabamos tomando una gaseosa y nos tuvimos que ir porque era insoportable el olor que tenia, pobre señora la verdad, pero se la veia bastante feliz con su locura, un abrazo y segui con tus relatos que siempre nos deleitaron desde el primario

    chopper

    ResponderEliminar